El síndrome de Turner y las principales consecuencias que causa



Por dr.turner / hace 5 meses / 1 Comentario ».

Al igual que cualquier otro trastorno, el síndrome de Turner tiene consecuencias que se desarrollan con el paso del tiempo. En este sentido, el síndrome de Turner es un poco más especial que otros trastornos ya que las consecuencias son diferente en cada paciente. La ausencia de un cromosoma X puede ser parcial o puede ser completa, y esto es lo que determina que el síndrome de Turner tenga unas consecuencias u otras.

Tipos de consecuencias que se desarrollan por la Monosomía X

A pesar de que las son muy variadas, existe una línea general de resultados que aparecen como consecuencias de este síndrome. Vamos a conocerlas para que conozcáis las principales complicaciones y consecuencias que trae sufrir el síndrome de Turner.

Alteraciones cardiovasculares y sus consecuencias

Las alteraciones cardiovascular son una de las consecuencias más comunes en las personas que padecen el síndrome de Turner. En muchas ocasiones son solo molestias, pero en otras ocasiones sí que pueden llegar a ser consecuencias más complejas. Todo depende de cada persona y del historial clínico de la familia ya que si existen antecedentes de problemas de corazón, las consecuencias pueden ser mayores.

Muchas mujeres no llegan a experimentar nunca consecuencias que estén relacionadas con el corazón como resultado del síndrome de Turner. Sin embargo, una gran parte de la población femenina que padece este trastorno asegura que sí, que ellas han vivido muchas consecuencias y dificultades cardiovasculares debido a ello. Es por esto por lo que decimos que no todas las consecuencias se viven de la misma forma, depende mucho la de persona.

caradiferentes caracteristicas del sindrome de turner

Consecuencias oculares que se desarrollan por la Monosomia X

Por norma general, las niñas y mujeres que padecen este síndrome suelen tener los párpados más caídos de lo normal. A primera vista puede parecer que están cansadas, pero no, es una de las consecuencias directa del síndrome. A los párpados caídos se le suma la sequedad de los ojos. Es imprescindible llevar siempre lágrimas artificiales encima para estos casos.

Por último, y debido a la sequedad de los ojos, es posible que la visión se vea afectada y que incluso se tengan cataratas muy a menudo, aunque esto último es una de las consecuencias menos frecuentes. Sea como sea, los ojos se ven muy afectados por el síndrome de Turner y por ello es uno de los síntomas principales con el que se identifica el trastorno, además de ser una de las mayores consecuencias.

Si un médico observa a una niña con párpados caídos, sequedad en los ojos e incluso cataratas, le realizará la prueba del cariotipo para comprobar si padece o no padece este síndrome.

Problemas renales y las consecuencias sufridas

Los problemas renales también son habituales en personas que padecen el síndrome. En la mayoría de los casos suelen ser problemas muy leves que se solucionan de forma muy rápida, como alguna que otra infección de orina, pero en otros casos las consecuencias son muy severas.

Esta es otra forma de diagnosticar el síndrome de Turner ya que es muy poco común que una niña pequeña tenga tantas infecciones de orina. Los problemas renales suelen aparecer entre los 3 y los 5 años, aunque también pueden aparecer más tarde como una de las consecuencias del trastorno.

Las dificultades auditivas y sus consecuencias

Tener dificultad para escuchar una conversación no es muy habitual en niñas pequeñas, pero sí puede serlo en niñas pequeñas con síndrome de Turner. La sordera es generada por este desorden. Es cierto que no pasa en todos los casos, pero es más habitual de lo que parece.

Al principio le costará escuchar, con el paso del tiempo tendrá que usar, sin ninguna duda, aparatos para poder escuchar de una forma clara y limpia. Es una de las consecuencias menos frecuentes, pero siempre existirá la posibilidad.

La Hipertensión y sus consecuencias en los que la padecen

La hipertensión es una de esas enfermedades que, como se suele decir, solo tienen las personas mayores ya que se trata de una elevación de la presión arterial, es decir, la presión que el corazón realiza sobre las arterias de forma sostenida. Es una dolencia bastante peligrosa y una de las consecuencias directas del síndrome de Turner.

Es por ello por lo que se recomienda que todas las personas que sufran de tensión alta, o hipertensión, se realicen revisiones de forma continuada.

La fertilidad y métodos alternativos

La infertilidad es la consecuencia que más preocupa a las mujeres adultas que sufren el síndrome de Turner. Hay que tener en cuenta que al no tener uno de los cromosomas X, los ovarios no se desarrollan como los de cualquier otra mujer, por ello es posible que no puedan a llegar a tener hijos de forma natural.

Gracias a los avances de hoy en día estas mujeres tendrán la posibilidad de ser madres gracias a la reproducción asistida. Es cierto que no es 100% seguro, pero la posibilidad siempre estará ahí.

La Obesidad y sus consecuencias

La tiroides es otra de las caracteríssticas físicas directas ya que puede no funcionar de forma correcta en las niñas, mujeres y adolescentes que sufren este síntoma. ¿Qué significa esto? Pues que engordan de forma más rápida que otras personas.

Por ello por lo que las personas con Turner deben cuidarse mucho más y realizar ejercicio para no llegar a una enfermedad tan grave como es la obesidad. Es una de las consecuencias que más preocupa a los profesionales del sector.

Un aspecto físico ligeramente diferente

La fisiología de una persona con síndrome de Turner puede cambiar levemente. Además de los párpados caídos, una persona con este trastorno puede notar que su mandíbula inferior es más pequeña, que sus orejas están colocadas más abajo de lo normal o que su altura es mucho menor que la de sus compañeros.

Por otra parte, las uñas también se ven más débiles y los codos están en una posición diferente a lo que estamos acostumbrados, aunque levemente. Los pies y las manos pueden verse inflamados en algunas ocasiones, especialmente en los recién nacidos. Es en ese momento cuando muchos médicos se percatan de que la niña que acaba de nacer podría ser portadora del Turner.

Pequeños detalles que suelen  pasar desapercibidos

Son rasgos que, a primera vista, apenas se notan, pero que son muy importantes para llegar a diagnosticar el síndrome de Turner. Lo mejor de todo es que las físicas pueden llegar a desaparecer ligeramente gracias a los tratamientos médicos actuales, por lo que tener un aspecto diferente ya no será un gran inconveniente del síndrome de Turner.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *